ICONS: Cristóbal Balenciaga “El único auténtico couturier”

ICONS: Cristóbal Balenciaga “El único auténtico couturier”

ICONS: Cristóbal Balenciaga “El único auténtico couturier”


Conoce las personalidades que, como Cristóbal Balenciaga, han dado forma a la estética, filosofía y trabajo de la directora creativa y diseñadora de la Firma en la serie ICONS.

Paco Rabanne, André Courrèges, Emanuel Ungaro, Hubert de Givenchy u Óscar de la Renta tienen más en común que ser figuras clave en la moda del siglo XX. También les une el hecho de que todos ellos se formaron como modistos en el taller de Cristóbal Balenciaga.

Fenómenos como la democratización de la moda y la cultura juvenil que surgieron en los 60s eran batallas que el couturier no podía ganar, lo que propició su retirada en 1968. No obstante, la marca fue adquirida a finales de los 80s, y el resto del segundo Balenciaga es historia. Pero poco tiene que ver el Balenciaga de hoy en día con la visión de la moda y la elegancia del creador vasco. Sin embargo, son los valores de innovación y disrupción lo que mantienen unidos estos dos universos.

Entre el legado de Cristóbal Balenciaga se encuentran icónicas piezas, muy rupturistas para la época, como el vestido saco, el vestido globo o el abrigo de manga kimono. La dureza de sus líneas contrastaba con la feminidad más amable y tradicional de sus contemporáneos. Su inquietud por dominar los tejidos y desarrollar escultóricos volúmenes hizo que entre sus materiales predilectos destacase el gazar de seda, ligero pero rígido.

Otro de los aspectos más destacables del trabajo del creador, que enlaza con lo escultórico y volumétrico, son los elementos constructivos interiores de sus prendas. El couturier se hizo con todo tipo de entretelas, tapas, plomos, hombreras, refuerzos, pinzas, embebidos, estiramientos, picados.. Elementos que junto a la estudiada distribución de las cargas del tejido, aportaban consistencia y volumen, pero a la vez caída y flexibilidad a sus diseños.

“El maestro de todos nosotros”, según palabras de otro icono de la moda de la época Christian Dior. Incluso Coco Chanel, no muy dada a hacer amigos y a las alabanzas gratuitas, dijo de Cristóbal Balenciaga que era el único auténtico couturier, ya que, a diferencia de sus contemporáneos, era capaz de diseñar, cortar, montar y coser un vestido de principio a fin. “Un buen modisto debe ser: arquitecto para los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para la medida”. Son palabras del propio Cristóbal Balenciaga, que resumen a la perfección su visión del oficio y su filosofía.